Seleccionar página

Alcampo y tu, sin desperdicio

Un tercio de los alimentos que se producen en el mundo para consumo humano se desperdicia. Es decir 1 de cada 3 alimentos acaba en la basura. En total ¡1.300 millones de toneladas! En el último informe sobre desperdicio alimentario en España, se calcula que desperdiciamos al año 7,7 millones de toneladas, a lo largo de toda la cadena alimentaria, desde la producción hasta el consumo final en los hogares.

¿Sabes cómo se distribuye el desperdicio?

El 5% en la fase de distribución

El 14% en los servicios de comida

El 39% durante el procesamiento

El 42% en los hogares

 

El conjunto de los hogares en España tira cada año 1.339 millones de kilos/litros de alimentos válidos para el consumo.
Que son a la semana casi 26 millones de kilos.
En cada hogar se tiran al año 76 kg, es decir 1,3 kg/semana. Y por persona suponen más de medio kg por persona a la semana.

¿Sabes cómo es este desperdicio?

El 84,2% de los hogares tiran productos que han ido directamente del súper a la basura. ¡¡Sin cocinar!!
Los alimentos que más desperdiciamos son frutas, verduras, lácteos y pan por ese orden.
Solo 3 de cada 10 son alimentos cocinados. Y los que más se desperdician son: lentejas, cocido y tortilla.

¿Qué hacemos en Alcampo?

En Alcampo trabajamos activamente para mejorar nuestros procesos con el fin de que ningún alimento se pierda. Además, colaboramos con Too Good To Go, una aplicación que permite comprar packs sorpresa de alimentos próximos a caducar con un gran descuento.
Además en todos nuestros centros puedes encontrar descuentos muy interesantes en productos que se acercan al final de su vida útil.

También donamos alimentos a los Bancos de Alimentos para evitar la generación de desperdicio alimentario. En 2020 entregamos a esta organización aproximadamente 330 Tn. de alimentos. De esta manera, contribuimos a mejorar la alimentación de los colectivos más vulnerables.

 

¿Qué puedes hacer tu?

Prevenir el desperdicio en el hogar es muy esencial, aquí te ofrecemos una serie de consejos que te ayudarán a gestión a hacer un uso más eficiente de los alimentos.

● Revisar periódicamente los alimentos de la despensa, frigorífico y congelador. Seguir el sistema FIFO para los perecederos, primero en entrar, primero en salir.
● Planificar el menú semanal.
● Llevar la lista de la compra.
Conservar adecuadamente los alimentos.
● Recordar: la fecha de caducidad indica la fecha a partir de la cual no se puede consumir un alimento, mientras que a partir de la fecha de consumo preferente puede disminuir su calidad pero sigue siendo comestible.
Ajustar las raciones a la hora de cocinar y servir.
● En el restaurante, pedir un recipiente para llevar las sobras.
Recicla los alimentos que no se pueden aprovechar por ejemplo para la generación de compost en tu propio hogar que podrás utilizar para el cultivo de plantas.

 

Trucos y consejos de conservación de los alimentos

Aprender a usar bien los distintos envases y sistemas para almacenar los alimentos en casa te ayudará a conservarlos mejor, manteniendo por más tiempo su frescura y reduciendo el riesgo de intoxicaciones alimentarias.
¡Qué no se te olvide fijarse en la información de los envases originales!

Tuppers y botes de cristal con tapa herméticos: ideales para el almacenamiento de alimentos en la despensa, así como para guardar en la nevera líquidos sobrantes o alimentos semisólidos.

Bolsas de plástico reutilizables: muy útiles para conservar los alimentos, aprovechando al máximo el espacio. También son muy adecuadas para mantener frescas las frutas y verduras, como zanahorias, pimientos y manzanas, siendo especialmente cómodas si disponen de sistema de apertura y cierre.

Envases de frutas y verduras: están diseñados para mantener la frescura del producto durante más tiempo, por lo que no es recomendable abrirlos hasta que vayan a ser consumidos.

Film transparente: protege de la humedad y los olores. Es apto para la congelación y algunos son también aptos para el microondas.

Envasado al vacío: la extracción de aire de los envases favorece que los alimentos se mantengan durante más tiempo sin alterar sus características. Puedes probar con carnes, hortalizas, embutidos…

Papel de aluminio: se recomienda que sea resistente a la congelación, y que es menos probable que se desgarre. ¡Recuerda que no se debe introducir en el microondas!

Otros consejos de interés

¡Todas las verduras se pueden congelar! En su mayor parte necesitan ser “blanquedas” antes: sumérgelas en agua hirviendo durante varios minutos
y después pásalas por agua fría.
Sécalas bien con un paño o papel absorbente y para terminar, guárdalas en una bolsa para congelados. ¡Además, no es necesario que las descongeles antes de cocinarlas!

¿Te animas a deshidratar las verduras? Los alimentos no perderán su sabor ni su valor nutricional. Para ello necesitarás un deshidratador o simplemente usar tu horno: seca las verduras muy lentamente entre 30 y 40°C después de haber sido blanqueadas. Esta opción te permitirá disfrutar de verduras de temporada durante todo el año si las guardas en frascos en un lugar seco, fresco y oscuro.

Congelar purés o compotas de frutas, por ejemplo de manzanas, en lugar de congelarlos en su estado original, te permitirá ahorrar espacio en tu congelador y guardarlos en las porciones adecuadas.

Ciertas frutas (manzanas, plátanos, melocotones, fresas…) y verduras, como los tomates, producen etileno, sustancia natural que acelera el proceso de maduración de numerosas verduras (espinacas, coles, brócoli, judías verdes…) y algunas frutas (como kiwi verde o sandía). Por tanto, se deben almacenar separados del resto de productos salvo que se quiera favorecer su maduración.

Las hierbas aromáticas y algunas verduras como la albahaca o el apio, se pueden mantener frescas por más tiempo si se cortan las puntas y se ponen en un vaso con un poco de agua en posición vertical.

*Fuentes Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Estrategia más alimento menos desperdicio.
Política de Privacidad

 

Política de cookies
Alcampo 2022
Terminos y condiciones/Aviso legal